La Quejica, Una Habitante Etérea En Pena De La Ciudad De México

La historia legendaria de la quejica es un mito muy popular y muy conocido también, no solo en México se conoce, también en otras unas partes del mundo y América, cada pueblo región tiene su versión de esta leyenda de la quejica. Absolutamente nadie lo vio desaparecer y jamás más se supo de él. En lo que se refiere a Regla, cuando volvió a casa y no encontró a sus hijos, enloqueció de pena, chillando de rabia y dolor. Como mercenarios de Coxcox, señor de Culhuacán , los mexicas emprendieron una guerra contra los pueblos chinamperos de Xochimilco y Tláhuac.

Todoeste acto de aprisionarse en susviviendas cuando la obscuridad sehace presente se lo deben a LaSeñora.La Señora asimismo es conocidacomo La Quejica por ese chillidode dolor quejoso, que le nacedesde las supones, como si estas leprovocaran un dolor tan intensoque no puede ya cargarlas aparece entre las milpas,deslizándose suavemente,anunciando su presencia, desdelejos, se deja ver y escuchar paraerizarle el cuero a cualquiera queeste lugareños cuentan que elespíritu pertenece a quien fue lamujer más bella del pueblo,allá por el tiempo de la colonia,contrajo matrimonio con unhombre muy receloso al cual amabacon furor.

La mujer espectral que llora a sus hijos es parte de la tradición oral de los campesinos de toda Latinoamérica. Los lugareños cuentan que el espíritu pertenece a quien fue la mujer más bella del pueblo, allí por el tiempo de la colonia, contrajo matrimonio con un hombre muy celoso al cual amaba con fervor.

hqdefault.jpg
Mas este año, en comunicado de prensa el director de danza de esta puesta en escena, Atl Martínez, declara que asimismo será un homenaje a los fallecidos a lo largo del movimiento estudiantil del 68: el propósito es conmemorar el aniversario del movimiento del sesenta y ocho, y tener un recordatorio a cerca de un pueblo que bien puede disculpar mas no puede olvidar, para no reiterar la historia”.

En el pueblo era la más bella de todas las chicas, de ahí que es que conquistó a un hombre y se casaron, decía que no quería le sean infiel, entonces la sostenía encerrada en la casa y así la fueron comiendo las ratas que había donde se encontraba tirada, un día escuchó los gritos de uno de sus hijos a los cuales maltrataba asimismo por el hecho de que tenían la belleza de ella, salió en su rescate, pero los perros les destroza.

Al pasar se escucha que arrastra cadenas, tal vez sean las de su condena a penar por la tierra, un paso lento le caracteriza y un horrible llanto, de su boca sale un aterrador grito en el que repite incesablemente la búsqueda de sus hijos, cuenta la historia, que se ha transmitido de generación en generación, desde hace más de cinco siglos, que esta mujer, triste por no ser correspondida por el hombre a quien amaba, aloquece al grado de matar a sus hijos, en la mitad de su demencia se arrepiente de tal acto y se quita la vida, ahora vaga por las calles más oscuras y solitarias en búsqueda de sus pequeños.

mitos y leyendas de la llorona relatos en una ocasión el hombre enfurecido y lleno de celos encerró a la mujer en su casa casi dos años, a fin de que no le fuera infiel, durante todo ese tiempo absolutamente nadie pudo verla, hasta el momento en que por último salió desecha de pies a cabeza, las ratas le habían mordido el hermoso semblante, y dejado marcas profundas en su piel.

Pero al poco tiempo de haber abortado la mujer tal y como si fuera un castigo de Dios empezó a percibir permanentemente el llanto de su hijo, el llanto de aquel niño que siempre escuchaba la volvió loca y comenzó a vagar por las calles deseando localizar paz pero jamás pudo parar de escuchar a su hijo plañir de ahí que ahora ella vaga llorando y gritando por su hijo.

Entre los purépechas de Michoacán (México) es Auicanime, La Necesitada, diosa del hambre; Xtabay es el nombre que le dan los mayas lacandones, una mujer preciosa que se aparece por los caminos y mata a los hombres que procuran amarla; Xonaxi Queculla se manifestaba por senderos solitarios para robar el ánima de los zapotecos y llevárselos al inframundo.